Tony Hawk es una de las mayores leyendas del mundo del skateboard. Sus trucos son conocidos en todos los rincones del planeta. Pues bien, el estadounidense ha mostrado en sus redes sociales los riesgos de su deporte.

En una publicación de Twitter ha compartido una imagen de una radiografía, en la que se podía ver cómo había sufrido la rotura de dos dedos de las manos.

Hawk sufrió una grave caída y tuvo que acudir al hospital, donde le tuvieron que cortar el anillo de su mano para poder operarle.

"Acabo de recibir mis radiografías. Tuvieron que cortarme el anillo antes de devolver mis huesos a su posición vertical. Todavía están doloridos, rígidos e hinchados pero los puedo usar. Y todavía amo mi trabajo", ha escrito Hawk.

 

En los 'stories' de Instagram, Hawk mostró el lugar donde se había producido el accidente: una piscina. "La piscina era pequeña y no usé protecciones completas. La sesión fue divertida hasta que de repente me encontré en el fondo de la piscina con los dedos doblados en otras direcciones", ha relatado.

"Estoy lleno de emociones diferentes: tristeza por asustar a mi hijo y amigos, arrepentimiento de ser descuidado, agradecido de tener una lesión que podría haber sido peor, y frustrado porque nunca antes recibí un golpe contundente. Mi ego de patinador perdura", ha sentenciado.