Rob James, jinete de carreras de caballos en Irlanda, ha provocado la polémica tras ser protagonista de un vídeo en el que aparece montado a un caballo muerto. Además también esta involucrado su entrenador. Gordon Elliott ha sido objeto de duras críticas en redes sociales tras difundirse una imagen en la que también aparece encima del caballo sin vida. Tanto el vídeo como la fotografía se han hecho virales en redes sociales. Ante el escándalo, la Junta Reguladora de Carreras de Caballos de Irlanda (IHRB) ya ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Ante el aluvión de críticas en redes, el entrenador ha pedido perdón a través de un comunicado. Gordon Elliot también ha explicado el motivo de su acción, excusándose en una llamada telefónica.

 

"En primer lugar, me disculpo profundamente por cualquier ofensa que esta foto haya causado y puedo afirmar categóricamente que el bienestar de todos y cada uno de los caballos bajo mi cuidado es primordial y ha sido fundamental para el éxito. En lo que fue un momento triste, que es cuando fallece cualquier caballo bajo mi cuidado, mi reacción inicial fue sacar el cuerpo de donde estaba colocado. Estaba parado junto al caballo esperando para ayudar con la extracción del cuerpo, en el transcurso de lo cual, según cómo lo recuerdo, recibí una llamada y, sin pensarlo, me senté y cogí el teléfono", explica en su cuenta de Twitter.