Escándalo en el Biatlón. Un informe de investigación encargado por Olle Dahlin, presidente da la IBU (Unión Internacional de Biatlón), ha revelado que su antecesor en el cargo, Anders Besseberg ha estado implicado en numerosos casos de corrupción durante su mandato.

El exmandatario de este deporte de invierno dimitió en 2018 tras conocerse que había aceptado sobornos y servicios de prostitutas a cambio de proteger a deportistas rusos dopados.

La información viene recogida en un informe encargado por a la Comisión de Revisión Externa de la IBU y con la colaboración del Jonathan Taylor, abogado y colaborador de la Agencia Mundial Antidopaje.

En él se declara que la IBU faltó al compromiso de hacer del biatlón un deporte limpio y que Besseberg trató de "proteger los intereses rusos más allá de lo razonable".

En su legislatura como presidente de Biatlón, el noruego mantuvo en el cargo al ruso Alexander Thikonov, que fue condenado a tres años de prisión por conspiración para llevar a a cabo un asesinato.

El informe reconoce que el exdirigente de la federación de biatlón escondió casos de dopaje de muchos deportistas rusos tras el escándalo de los Juegos Olimpicos de Sochi 2014.

A cambio, según este documento, se produjeron "numerosos favores por parte de los rusos al Sr. Besseberg, especialmente en forma de viajes de caza gratuitos y servicios de prostitutas".

 

"La falta total de garantías básicas de gobernanza que existía anteriormente en la IBU significaba que la antigua dirección podía operar sin control ni cuentas, sin transparencia y sin responsabilidad. El informe muestra por qué todas las decisiones sobre la integridad deben ser tomadas por un organismo independiente que se dedique exclusivamente a proteger los valores éticos del deporte, y no por una junta ejecutiva que tenga que lidiar con una serie de intereses en conflicto", ha comentado el abogado británico, autor del informe.

Por su parte, el mandatario sueco se ha mostrado consternado por las reveladoras informaciones del documento y ha declarado que bajo su mandato lucharán por salvaguardar y prevalecer el juego limpio en el biatlón.

"Gracias a la creación de la Unidad de Integridad y a las numerosas reformas de la gobernanza que hemos introducido en los dos últimos años, contamos con las garantías necesarias para asegurar que este tipo de irregularidades no vuelvan a producirse. Pero no nos conformaremos y seguiremos trabajando para mantenernos a la vanguardia de las mejores prácticas internacionales, defendiendo los más altos estándares de buen gobierno", ha asegurado Olle Dahlin.