El padre de Carolina Marín, Gonzalo Marín, falleció el pasado domingo tras ni superar las secuelas de un grave accidente que sufrió hace más de cinco meses. Y la jugadora de bádminton se ha despedido de él con unas emotivas palabras a través de las redes sociales.

"Sé que estabas orgulloso de tu hija, pero quiero que sepas que tu hija estará siempre tan orgullosa o más del padre que fuiste", comienza la deportista de Huelva. "Eras un hombre reservado, trabajador y un luchador como pocos. Te recorriste toda Huelva mil veces repartiendo material de papelería en muchos colegios, fábricas o empresas. Y recorriste España y el mundo para ayudarme y verme cumplir mis sueños", señala.

Y destaca el "cariño" que siempre tenía para su familia. "Es difícil ver a alguien que diese más cariño a su familia y a toda su gente como tú lo hiciste", escribe la campeona del mundo de bádminton.

"Quiero dar las gracias a todas las personas que en estos días nos han apoyado, en personas o con todos los mensajes que hemos recibido. Se ha ido un apoyo fundamental para mí, pero sé que tengo una estrella que brilla desde el cielo y me acompañará allá donde vaya. Papi, siempre lucharemos juntos. Te quiero", sentencia.

 

Gonzalo sufrió un accidente de trabajo en el mes de febrero, golpeándose en la cabeza. Desde entonces tanto Carolina como su mujer habían cuidado de él. "Son los peores meses de mi vida. Emocionalmente estoy al límite", dijo Marín hace meses.