El 'bad boy' de la NFL lo ha vuelto a hacer. Mark Walton ha sido detenido por sexta ocasión desde 2019 después de destrozar un Pizza Hut en Miami el pasado 31 de enero, tal y como informa 'TMZ'.

El exjugador de los Miami Dolphins acudió al establecimiento tras realizar su pedido por teléfono debido a que no le gustó el trato del empleado que le atendió.

Una vez se personó en el local, y tras enterarse de que su pedido había sido anulado, estalló contra el empleado y comenzó a golpear ventanas y puertas hasta llegar a él.

El primo de Walton, que acompañaba al jugador, trató de frenarle, pero Mark también le golpeó. La Policía no tardó en personarse en el local para proceder a su detención.

 

Anteriormente ya había sido detenido por posesión de marihuana, por huir de un control policial, por robar un móvil en la calle y por agredir a una mujer embarazada, hechos que le han supuesto la rescisión de contrato con sus últimos equipos, los Bengals y los Dolphins.