En plena cuarentena por el coronavirus y con la cantidad de horas muertas que pasamos a lo largo del día, tenemos que tirar de ingenio para hacer más llevaderos estos difíciles momentos.

Eso han debido de pensar estos niños que no han desistido en su deseo de jugar al fútbol. De jardín a jardín, con una valla que separa las casas a modo de red, han decidido jugar al fútbol-tenis.

 

Esta modalidad deportiva mezcla ambos deportes de manera que el balón solo puede tocar una vez el suelo y se tiene que ir pasando con todas las partes del cuerpo menos con los brazos.