La gente parece haber picado a Connor McGregor. El deportista de artes marciales mixtas es una de las últimas celebridades invitadas a realizar un lanzamiento de una pelota de béisbol como saque honorífico de un partido de la MLB, en este caso en el estadio de los Chicago Cubs, y por acabar recibiendo burlas por su "mecánica amateur".

Es un habitual en Estados Unidos. De hecho, hay un montón de imágenes de lanzamientos de estrellas de la televisión, cine u otros deportes, a las cuales han recurrido los usuarios de redes sociales para hacer montajes comparando su tiro con el de otras personalidades que también fueron el hazmerreír en su momento y han quedado en el recuerdo de los aficionados por lo ridículos que fueron.

El collage que más le dolió al irlandés fue en el que ponían en la balanza cuál era peor lanzamiento: si el suyo o el del rapero 50 Cent en 2014 en el estadio de los New York Mets.

"¡La osadía de comparar el mío con esta meada! El mío, salvo por la precisión, fue el primer lanzamiento más potente y rápido de cualquiera de estos otros atletas/artistas a lo largo de los años. Sin comparación", aseguraba en una publicación en Instagram en la que añade los vídeos de ambos lanzamientos, como contrastando su opinión.

McGregor, aún lesionado de una fractura de tibia que se produjo en su última pelea frente a Dustin Poirier, apareció en el verde sin bastón, se plantó entre las cuatro bases y lanzó la pelota con un resultado algo flaco, ya que el receptor no pudo hacer nada por llegar a alcanzarla.

En las redes se siguieron mofando por el tiro casi tan desviado como el del cantante, algo que no aguanta, ya que no acepta comparación con nadie.

"Fúmenselo de arriba abajo que yo estoy en Forbes. Messi queda fumado, Cris fumado, Federer doblado. Ponme en el salón de la fama de Wrigley por ese lanzamiento de cohete. Junto a ese bonito ladrillo rojo. En la estructura de roble caoba. El gran Wrigley Field me recuerda a los terrenos de mi tierra en Irlanda. Impecable", continuó.

Incluso McGregor quiso justificar su tiro fallido por llevar un reloj en su muñeca izquierda, mano con la que la que lanzó.

"Cómo sea, de regreso al pitch. Calma. ¡Equilibrio! La barra de oro de Patek casi sale volando de mí, era rápido y poderoso. Se lo devolvería a Patek Philippe para que lo ajuste, pero este reloj ya no está disponible. Un reloj raro que compré por 80 mil dólares, en Weirs, joyería de Irlanda y hoy vale cerca de 500.000", señala.

Un pique que el luchador provoca que vaya a más haciendo mención a los problemas económicos del productor: "50 también tiene un bonito Hublot. 50 pequeños centavos de dólar".

La publicación provocó comentarios y sobre todo muchas risas entre sus seguidores, entre ellos Lewis Hamilton, quien no pudo evitar enviar emoticonos llorando de risa como respuesta al mensaje agitador de uno de los personajes más mediáticos del mundo.