El mundo del surf se viste de luto tras confirmarse la muerte de Nick Slater, un agente inmobiliario de Newcastle de 46 años que se encontraba en Australia haciendo surf.

Concretamente, los hechos han tenido lugar en la Gold Coast (Queensland). El ciudadano inglés se encontraba alejado de la orilla practicando surf cuando un tiburón blanco le atacó.

Fueron los bañistas que se encontraban en la playa los que se percataron de los hechos y avisaron al resto de surfistas para que acudieran a socorrer al hombre.

Al llegar, se encontraron a Slater inconsciente y con una pierna arrancada, desde la ingle hasta la rodilla, fruto del ataque del escualo.

 

Lograron llevarle hasta la orilla, pero las autoridades sanitarias no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Gracias a un diente que se encontraba clavado en su pierna, pudieron dictaminar que el ataque había sido obra de un tiburón blanco de más de tres metros de largo.

Los hechos acaecidos en el distrito de Coolangatta suman el cuarto ataque mortal de un tiburón en menos de tres meses en las costas de Australia, además de ser el primero en 60 años en la Gold Coast, tal y como informa el medio local '7News Brisbane'.