Jeffrey Heim ha sobrevivido de forma milagrosa al peligroso ataque de un cocodrilo. El buceador se encontraba en el río Myakka de Florida cuando un cocodrilo le mordió en la cabeza. Jeffrey sufrió una fractura de cráneo y lesiones en la mano a causa de las mordeduras del reptil.

El buceador se encontraba en las profundidades del río Miakka, en el condado de Sarasota. El hombre estaba buscando dientes de tiburón cuando de repente se topó con un cocodrilo. El hombre trató de escapar sin éxito y al llegar a la orilla el cocodrilo se abalanzó sobre él.

"Se sentía muy pesado y realmente parecía que se movía muy rápido. "Se sintió contundente, como una fuerza contundente. No sentí el corte, sentí un jalón", dijo Heim a la 'CNN'. El hombre, de 25 años, necesitó 34 puntos para cerrar la herida que le había provocado el reptil en su cabeza.

 

Por suerte Heim se encontraba en una zona del río próxima a un restaurante, desde donde un exbombero acudió a rescatarle y le vendó la cabeza mientras llegaban los servicios de emergencia. "Tuve mucha suerte de estar en un lugar público y de que hubiera gente a la que pude llamar", afirmó.