Cuando la euforia se adueña por completo de una celebración, la concepción del riesgo disminuye considerablemente.

Seguro que esto le ocurrió a Tom Brady, que durante la celebración de los Tampa Bay Buccaneers en la bahía de la ciudad, lanzó el trofeo de la Super Bowl de un barco a otro.

El MVP, en la clásica 'parade' marítima, lanzó el Vince Lombardi a su compañero Gronkowski, que se encontraba en otro barco frente a él.

 

Afortunadamente, la recepción fue exitosa y no tuvieron que buscar el trofeo en el fondo de la bahía.

 

Eso sí, tras la celebración, se pudo ver a Tom Brady abandonar el recinto algo 'mareado'. Normal, tratándose del festejo de una final vencida a los Chiefs de Mahomes.