Los contratos de todos los pilotos de MotoGP terminan en esta nueva temporada 2020 y el primer equipo en mover ficha ha sido Yamaha. El martes ya hicieron oficial la renovación de Maverick Viñales, quien continuará vinculado a la escudería japonesa hasta 2022.

 

 

"Nuestro objetivo principal es ser Campeón del Mundo y volver a darle a Yamaha honor de ser número uno de nuevo", explicaba Viñales al publicar que había renovado dos años más.

Ahora ya han hecho oficial que el compañero del catalán será Fabio Quartararo. El francés ha demostrado en su año con Petronas que tiene ganas de trabajar y luchar por ser campeón del mundo. A pesar de no haber logrado ninguna victoria, hizo siete podios y seis poles, además fue uno de los pilotos principales que pudieron plantar cara a Marc Marquez.

La rapidez de decisión de Yamaha ante el piloto francés se ha debido a las importantes ofertas que estaba recibiendo el 'Diablo', especialmente por parte de Ducati.

 

"Trabajaré duro, como lo hice el año pasado, y estoy extremadamente motivado para lograr grandes actuaciones", ha explicado Quartararo en el comunicado, a lo que añadía: “quiero agradecer a Yamaha y Petronas Yamaha Sepang Racing Team, que me hayan dado la oportunidad de ingresar a la clase de MotoGP en 2019. Daré todo de mi parte para que se sientan orgullosos de mi este año”.

Mientras tanto, Lin Jarvis, director de la escudería explicaba las razones de este nuevo fichaje: "Estamos muy contentos de que Fabio se una a la alineación de Yamaha Factory Racing para 2021 y 2022. Sus resultados en su año de debut en MotoGP fueron sensacionales. Sus 6 poles y los 7 podios en la temporada 2019 fueron un claro signo de su brillantez y habilidades excepcionales de conducción. Invitarlo a pasar al equipo Yamaha Factory Racing Team después de completar su contrato con Petronas Yamaha Sepang Racing Team fue el siguiente paso lógico".

¿Y Valentino Rossi?

Esta decisión de fichar al francés deja fuera a Rossi para 2021, aunque fue él quien dio el visto bueno a que hicieran el nuevo fichaje. Y es que en Yamaha necesitaban una respuesta ya sobre si continuará en 2021 y el italiano no quería decidir nada hasta ver si puede ser competitivo o no.

 

"Por razones del 'mercado de pilotos', Yamaha me pidió a principios de año tomar una decisión sobre mi futuro", ha explicado Rossi en el comunicado. "Está claro que después de los cambios técnicos y con la llegada de mi nuevo ingeniero jefe, mi primer objetivo es ser competitivo este año y continuar mi carrera como piloto de MotoGP en 2021. Antes de hacerlo, necesito tener algunas respuestas en la pista y las primeras carreras me las pueden dar", añadía el italiano.

Por parte de Yamaha, en la escudería le van a continuar apoyando y en caso de que quiera continuar compitiendo en MotoGP, aunque lo haga en Petronas, le proporcionaran la moto de fábrica y el soporte completo de ingeniaría.

De momento, el futuro del diez veces campeón del mundo está en el aire, y no será hasta una vez comenzada la temporada cuando empiece a verse si será el 2020 su último año en MotoGP o continuará como piloto de Petronas.