El mundo del deporte tiene todavía margen para la sorpresa, para acercarse a los aficionados y para acercarles al máximo a los protagonistas. Con esa idea en mente, la Fórmula E ha introducido una cámara que ha hecho las delicias de muchos.

Se trata del 'Drivers Eye', una cámara instalada en el casco de los pilotos que permite ver como nunca la emoción de las carreras desde dentro de las mismas.

 

 

En MotoGP, por ejemplo, existen varias cámaras muy cerca de los pilotos, tanto en la parte delantera como en la trasera. En la Fórmula 1, está la cámara 'on board' situada en la parte superior del monoplaza de los pilotos, pero este puede ser el paso definitivo a una experiencia más inmersiva.

 

Seguro que no tardamos en ver esta cámara en el 'Gran Circo'. Por el momento, lo tendremos que ver en una Fórmula E en la que Max Günther se impuso en el Gran Premio de Chile, imponiéndose a Antonio Félix da Costa y a Pascal Wehrlein.