"Me doy cuenta de que no podíamos hacer nada. La diferencia con el piloto es que no tengo donde agarrarme", relata. Esa es la principal razón por la que Sara reaccionó así al accidente.

 

"Estamos bien... solo me apetece hacer test para el Rally de Roma", reconocía en su cuenta de Twitter.

La copiloto ni siquiera se da cuenta de que van a sufrir un golpe tremendo: "Yo voy leyendo, hay muchas zonas donde no veo la carretera". Por suerte, las grandes medidas de seguridad permitía que salieran ilesos pese al estado final del coche.