En los últimos cinco meses se han producido tres muertes de adolescentes en motociclismo y los comisarios de MotoGP han decidido tomar las riendas de la situación y ponerse inflexibles con las sanciones por temeridades.

Este domingo, en Austin, se volvió a rozar la tragedia. Después de que la carrera de Moto3 se suspendiese por un accidente de Filip Salac, esta se reanudo pero solo a cinco vueltas.

En la recta, Deniz Öncü cruzó la moto, provocando que Jeremy Alcoba le tocase por detrás y se fuese al suelo. También se vieron implicados Pedro Acosta y Migno, que también cayeron y la carrera se tuvo que suspender de manera definitiva.

A pesar de que el piloto otomano terminó en quinto puesto, el Panel de comisarios de MotoGP ha decidido tomar cartas en el asunto y ha sancionado a Öncü por su acción.

 

El piloto no estará ni en el Gran Premio de la Emilia Romaña ni en el del Algarve, quedando sin posibilidad de apelación el castigo.

Afortunadamente todos salieron ilesos, pero los comisarios quieren evitar todo lo posible este tipo de incidentes. En rueda de prensa, Marc Márquez se mostró de acuerdo con la decisión.

"Fue un momento de susto. Fue la acción de un piloto la que generó todo esto. Cambió la trayectoria en la recta. Es una sanción muy fuerte. No era su intención, pero tienen que ir en esta dirección si quieres acabar con estas acciones. Es la forma de pararlas, sobre todo, en las categorías pequeñas", señaló el octocampeón, que volvió a reinar en Austin, su 'jardín'.