Los avances no paran de llegar al mundo del automovilismo. En la IndyCar ya están probando el 'Aeroscreen', un protector para la cabeza de los pilotos similar al 'Halo' que ya está instalado en la Fórmula 1.

El campeón en 2019, Josef Newgarden, ha estado probando esta nueva protección, que será obligatoria de cara a la próxima temporada en la Indy500.

 

 

Estas pruebas se realizaron en el Richmond Raceway, circuito que volverá al calendario de la IndyCar en 2020. "No se siente tan diferente, para ser honesto. Después de pasar 20 o 30 vueltas te acostumbras a ello", asegura Newgarden.

 

Es la pieza a la que tendría que adaptarse Fernando Alonso si finalmente disputase las 500 Millas de Indianápolis de nuevo, una protección de 25 kilos que ya ha sido probada y que aportará mucha seguridad a los pilotos.