Marc Márquez ha hablado por primera vez después de saber que va a estar de baja unos dos o tres meses. Su tiempo de ausencia, después de romperse el húmero en la primera carrera, le hace decir adiós al título, y en palabras a DAZN reconoce que no es de sus mejores momentos en cuanto a moral.

"Nos gusta estar en la pista. No es de los mejores momentos de moral. Se hace raro, tras ocho años en MotoGP sin perder una carrera. Pero toca paciencia y respetar el cuerpo", afirmó Márquez.

El de Cervera admitió que los doctores que le operaron por primera vez le dijeron que podía correr: "Sí, me comentaron que podía subir a la moto. Ni ellos esperaban que se rompiese la placa, pero así fue. Sigo confiando en ellos. LA temporada esta perdida, toca recuperarse y volver más fuerte".

"Si el médico que te opera cuando te rompes la pierna te dice que puedes andar sin muletas, ¿qué haces? Había el mismo riesgo. La placa no aguantó lo que se esperaban. Fue un error, pero a toro pasado todos hacen comentarios. He tenido mil operaciones y ninguna fue mal", comenta.

Márquez tiene ganas de volver: "Echo de menos las carreras y al equipo. Cuando vuelva saben que será para ir rápido. Es nuestro ADN. Hago bromas con ellos, porque parece que nadie quiere ganar en este Mundial. Quizá Pol Espargaró lo haga en Austria, mi futuro compañero".

"Todos fallan, caídas, lesiones... Viñales va rápido en un entreno y en carrera es 15º. O Quartararo. Dovi hae menos ruido y es segundo. Sorprende lo suyo con DUcate. Algo se nos escapa. Fue un gran rival, y espero que siga siéndolo", dice el catalán.

También habló sobre el brutal accidente en Austria, que a punto estuvo de acabar en tragedia: "Me quedé sin palabras. Pasa mil veces. Nos hemos quejado mucho, y es algo que tienen que cambiar. El riesgo está, es la realidad del motociclismo".

Te puede interesar

El doctor que salvó la pierna de Doohan critica la operación a Marc Márquez: "La placa no es la mejor manera de reparar esa fractura"

Marc Márquez se rompió la placa de su brazo derecho abriendo una ventana

Yamaha advierte a Marc Márquez: "Todo tiene un final"