El Mundial de MotoGP podría retrasarse aún más por el coronavirus. Con la cancelación del GP de Catar, que debería haber supuesto el comienzo del campeonato, y el aplazamiento del GP de Tailandia, ahora es la carrera en Austin la que corre el riesgo de no disputarse en la fecha prevista.

Porque el GP de Las Américas está en peligro después de que la ciudad texana haya declarado el estado de emergencia. Tras la cancelación del South by Southwest, el festival de música más grande de Texas y uno de los más reconocidos del país, la carrera de MotoGP podría ser la siguiente en sufrir las consecuencisa del coronavirus.

"Tenemos que declarar la ciudad de Austin en estado de emergencia, basándome en las recomendaciones de nuestro delegado público de salud y nuestro director de salud", aifrmó Steve Adler, alcalde local.

Esto prohibiría la celebración de cualquier evento que pudiera reunir a más de 2.500 personas, salvo que se pueda garantizar al Departamento de Salud que existen planes de contención suficiente para evitar contagios.

De no correrse en Austin sería Argentina la encargada de abrir fuego en un Mundial de MotoGP que no se descarta ya que se alargue hasta Navidad, para que se puedan correr, como es la intención de Carmelo Ezpeleta, el mayor número de carreras posibles.