Si Marc Márquez ya sorprendió a todos la semana pasada en Japón logrando la 'pole' después de tres años y acabando la carrera cuarto tras su regreso después de pasar por hasta cuatro operaciones en el brazo, ahora en Tailandia el español ha seguido la misma línea que la del pasado Gran Premio.

Y es que el piloto de Repsol Honda ha finalizado la primera sesión en el circuito de Tailandia en primera posición. Además, lo ha hecho en condiciones de seco, donde tiene más desventaja ya que su moto este año no es la mejor. Los anteriores días había llovido, pero este viernes justo cesó la tormenta.

Márquez marcó un tiempo de 1:30.23, por delante del actual campeón del mundo, el francés Fabio Quartararo, que se quedó a 32 milésimas. La igualdad ha sido máxima en la primera sesión de entrenamientos libres ya que a 65 milésimas se ha quedado Jack Miller, a 98 Luca Marini y a 118 Alex Rins.

Otra caída de Márquez

Cuando apenas llevaba tres vueltas sobre el trazado tailandés, Marc Márquez perdió el control de su moto y se fue al suelo. Por suerte, no fue una caída fuerte y no tuvo mayores consecuencias.

El de Cervera pudo volver a su box y coger de nuevo la moto. Poco después de hacerlo, marcó el séptimo mejor tiempo. Según iba avanzando la sesión, al final todos montaron el neumático blanco y fue ahí cuando Márquez sorprendió a todos poniéndose líder y sin que nadie pudiera superar su tiempo.

En cuanta a lucha por el título de campeón, Francesco Bagnaia acabó sexto y el español Aleix Espargaró no pudo anotar un buen tiempo, acabando decimosexto. Las Aprilia parecen tener problemas en este circuito para ser competitivas.