Nueve meses han tenido que pasar para volver a Marc Márquez en MotoGP, pero muy poco para volver a ver su mejor versión. El de Cervera ha vuelto a pilotar y no parece que haya perdido la calidad con la Honda.

En los FP1 del Gran Premio de Portugal, Márquez ha logrado la tercera posición después de perderse casi toda la temporada de 2020. Además, ha llegado a liderar por momentos la clasificación en la segunda tanda de libres en esta primera jornada del viernes.

Marc solo ha visto superado su tiempo por Maverick Viñales y Alex Rins, pilotos de Yamaha y Suzuki, respectivamente, y con mucho más ritmo de competición que el '93'. Aunque solo ha rodado 14 vueltas, sin duda el seis veces campeón de MotoGP ha vuelto a lo grande.

 

La ilusión era inevitable en un piloto que no ha ocultado su sonrisa tras bajarse de la moto en el 'box' de Honda. Su compañero, Pol Espargaró, ha acabado detrás de él, en cuarta posición. Ambos se aseguran el acceso directo provisional a la Q2.