Marc Márquez sigue encontrándose a sí mismo en este 2022. Tras un par de años en el que las lesiones le han lastrado, al igual que una Honda no demasiado competitiva, el de Cervera está dando muchos pasos hacia adelante y cumpliendo con las exigencias que él mismo se está poniendo para pelear por un nuevo Mundial de MotoGP.

Porque, tras Malasia, Indonesia estaba marcado en rojo en su calendario y se está saliendo. Sobre todo en esta jornada, en la que ha terminado segundo a una décima del mejor crono y dando un total de 74 vueltas en Mandalika.

"Ya dije que había empezado a sentir la moto... Hemos dado otros paso", cuenta.

Y resta importancia al lugar en la clasificación final: "Fuimos segundos, pero eso no importa .Tampoco el intento de vuelta rápida. Fue más el ritmo, el modo en que iban llegando los tiempos por vuelta".

"Probamos cosas incluso a última hora y notamos la mejoría. Siento más la moto. Eso es lo que cuenta", afirma el ocho veces campeón del mundo de motociclismo.

Se le nota contento por cómo está evolucionando todo: "En Malasia dije que solo estaba rodando, que solo iba encima de la moto".

"Necesitaba venir a Mandalika. Estoy en mi terreno, llevando la moto a mi estilo de pilotaje. Dimos otros paso", sentencia Márquez.