¿El Mundial de MotoGP más igualado de la historia? Siete pilotos en apenas 20 puntos... y con dos españoles en la pelea: Joan Mir y Maverick Viñales. Todo ello provocado por la lesión de un Marc Márquez que ve desde la distancia la lucha por el título.

El actual campeón de MotoGP habla de favoritos y de su recuperación en un reportaje realizado por su equipo, Repsol Honda Team, en su domicilio de Cervera.

"Parece que nadie quiera este Mundial. Y el que menos ruido ha hecho, es el que va líder, que es Dovizioso. Pero es que tenemos a Nakagami y muchos otros pilotos a menos de 25 puntos. Es difícil analizarlo, no se entiende. Esperaba más de muchos pilotos de los que estaban delante, pero es que es muy diferente ser perseguido que ser el perseguidor", afirma.

"Da vida al campeonato y me gusta, porque representa que con cualquier moto puedes ganar; la igualdad es muy grande y la diferencia la hace el piloto", añade.

 

El seis veces ganador en la categoría reina ha comenzado con la recuperación. En las últimas semanas ya ha entrenado sobre la bicicleta: "Físicamente estoy progresando, que es lo importante. Cada vez me encuentro mejor. He empezado hace poco a entrenar y todavía tengo recorrido para llegar a mi nivel".

Pero si hay una cosa que le cuesta a Márquez es no poder competir. "Ver las carreras por la televisión es lo que llevo peor, cuando hay un fin de semana de Gran Premio, porque es cuando me salen las ganas y el ansia de volver. Pero toca ser pacientes, detalla.

"Cuando los lunes voy al doctor y me dice 'esta semana olvídate, aun no puedes hacer moto ni nada', pues hago reset y pienso que será la semana siguiente. Es la manera de tener esa motivación", finaliza.