La mala suerte se ceba con Laia Sanz, 18 veces campeona del mundo y, posiblemente, la mejor piloto española de todos los tiempos. Días después de anunciar que participará en el proyecto Acciona Sainz XE-Team de la mano de Carlos Sainz para rodar en la Extreme E con todoterrenos eléctricos, y a un mes del arranque del Dakar en Arabia Saudí, la de GasGas ha anunciado que padece la enfermedad de Lyme.

Esta infección, que es originaria de la picadura de una garrapata, provoca sarpullido en la piel, dolor de cabeza, fiebre, fatiga y podría llegar a derivar en afecciones a las articulaciones, el corazón o el sistema nervioso.

"Os quería contar algo que sólo sabe mi gente cercana. Después del confinamiento, empecé a sentirme mal y con síntomas raros, y aunque costó, al final me diagnosticaron con la enfermedad de Lyme causada por la picadura de una garrapata", cuenta Laia en un vídeo publicado en su perfil en redes sociales.

 

"Ahora me siento muy contenta de poder estar en Dubái con el equipo entrenando, aunque aún estoy con antibióticos, pero contenta con la mejora. Quiero agradecer al equipo y a los patrocinadores por entender la situación, y sobre todo a mi gente cercana. Sé que no es la mejor forma de preparar un Dakar, pero como siempre voy a darlo todo. Nos vemos en enero", zanjó Sanz.

De esta manera, la piloto confirma que estará en el Dakar, que podría ser su último sobre dos ruedas antes de dar el salto a las cuatro. Eso sí, llegará con la justa preparación.