Jorge Lorenzo ya explicó en la rueda de prensa de los test en Portimao que su nueva vida como piloto de pruebas le hacía "muy feliz" y le daba "mucho tiempo libre". Sin embargo, podría estar a punto de perder su puesto en Yamaha.

Todo apunta a que la escudería no renovará al balear como probador. Ni siquiera le dieron la moto actual en los test, usó la M1 de 2019 y no la de 2020. Además, ni Rossi ni Meregalli estaban contentos con el trabajo de Lorenzo, ya que creen "imposible llevar al límite una MotoGP si estas ocho meses sin tocar una".

Según 'Speedweek', Lorenzo podría estar negociando con Aprilia por si Yamaha acaba haciendo oficial que no le volverán a fichar como probador. Además, la marca japonesa podría estar teniendo conversaciones con Andrea Dovizioso, quien también tiene otra oferta de Honda donde sustituiría a Stefan Bradl.

En el caso de que finalmente se vaya a Aprilia, volvería a la escudería con la que conquistó sus dos primeros títulos en 250cc, en 2006 y 2007.