Fin de semana trágico en Lleida. Antes de que el reloj marcase las 12 de la madrugada, un conductor de 38 años embistió a una pareja de motoristas en autovía A-22, en el tramo que une las localidades de Lleida y Huesca.

Perdiendo aceite, sin matrícula delantera ni luces en la parte derecha y con el capó y el parachoques completamente hundidos, el hombre emprendió su fuga con un Toyota Hilux completamente destruido.

A escasos dos kilómetros del lugar de los hechos, los Mossos d'Esquadra le dieron el alto tras percatarse de que circulaba a muy baja velocidad y produciendo un extraño ruido (similar al de una rueda pinchada).

Tras someterse a controles de alcohol y drogas, el conductor de 38 años, de nacionalidad española y vecino de Lleida, dio positivo en drogas y en alcoholemia con una tasa de 0,83 mg/l (más del triple de la permitida).

 

Paralelamente, un conductor alertó a los agentes de que pocos kilómetros atrás se había producido un atropello con víctimas. Hasta el lugar indicado se desplazaron efectivos de los Mossos, que encontraron los cuerpos sin vida de J.L.B., un hombre de 41 años, y de M.M.F., una mujer de 39, junto a la matrícula del coche.

El conductor se encuentra a disposición judicial y se le imputan delitos de doble homicidio por imprudencia grave, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas y omisión de socorro.