Toto Wolff ha desvelado cómo fue capaz de solventar la tensión entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg en su llegada al equipo en 2014. El jefe de la escudería de Brackley ha afirmado que existía una rivalidad muy alta por aquel entonces entre el británico y el alemán.

Toto reconoce que el egoísmo de ambos pilotos y su mala relación no fue tarea fácil de resolver en el 'box' de las flechas plateadas. "Fue muy difícil, porque entré en el equipo como recién llegado a la Fórmula 1, y Nico y Lewis llevaban mucho tiempo ya en el campeonato. Si las reuniones están llenas de negatividad, porque los dos pilotos son agresivos el uno con el otro, eso contagiaría la energía dentro de la sala, y eso es algo que no volveré a permitir", dice Wolff en el podcast 'High Perfomance'.

Sin embargo el jefe de equipo de Mercedes fue capaz de solventar la complicada situación con la que se encontró en su llegada a la escudería alemana. La temporada 2014 comenzó con tensión en Hungría, y especialmente en Bélgica, donde los pilotos chocaron tras desobedecer las órdenes de equipo.

"Pero aun así, fui capaz de crear ese ambiente donde tenían que respetar al equipo, algunas veces con mano dura, y ellos entendían que no nos podían decepcionar, no podían decepcionar a Mercedes. En la temporada 2014, sentía que había un comportamiento más egoísta por parte de ambos. Les dije que la próxima vez que se encontrasen en pista con su compañero, pensaran en el equipo Mercedes, en cada persona que lo compone", señala el austriaco.

Hoy Wolff lanza una pregunta a modo de reflexión sobre la falta de información del equipo en la relación entre Nico y Lewis en años anteriores. "¿Nadie pensó en la relación que tenían ambos? ¿En qué había ocurrido entre los dos en el pasado? Había mucha información sobre su relación que desconocíamos y que nunca sabremos", concluye el jefe de equipo de Mercedes.