Brasil y España guardan una buena relación en lo que a Fórmula 1 se refiere. En Interlagos, Fernando Alonso logró sus dos Mundiales y Carlos Sainz, su primer podio en la Fórmula 1.

No fue un podio cualquiera. Sainz logró acabar tercero en el GP de Brasil después de salir en última posición, una remontada que en la cuenta oficial de Fórmula 1 han querido destacar.

 

Algunos de los adelantamientos son de matrícula de honor, sobre todo la pasada a Pérez para colocarse en 15ª posición. Un repertorio de velocidad, destreza y algo de fortuna con los abandonos que le hizo colocarse tercero.

Su padre, Carlos Sainz, se mostró orgulloso con este resultado, destacando que "cuando uno trabaja, se ven los resultados". Su hijo expresó su felicidad tras una carrera que jamás olvidará: "Nunca espere que mi primer podio en F1 sería así. Estoy extremadamente feliz".