Durante la mañana de este jueves se producía un hecho sorprendente en la rueda de prensa del GP de Azerbaiyán de Fórmula 1. Valtteri Bottas no acudió a la rueda de prensa y entró de manera telemática.

El motivo lo explicó él mismo: se encontraba atrapado en el aeropuerto de Helsinki y su presencia en el fin de semana de Bakú podría peligrar, comenzado por los libres de este viernes.

"Llevo más de cinco horas y media esperando", decía un Bottas visiblemente cansado que explicaba a los periodistas lo sucedido. "Bottas estará en camino pronto", publicaba la cuenta oficial de Twitter de la F1 junto a un vídeo del piloto.

 

Este pequeño incidente llega en medio de los rumores sobre el futuro de George Russell, que le habría pedido a Mercedes solucionar su futuro antes del parón de las vacaciones de verano. El inglés quiere formar pareja con un Lewis Hamilton cuya renovación también se podría cerrar pronto.

Bottas, por su parte, quiere olvidar lo ocurrido en Mónaco, donde tuvo que abandonar por no poder sacar su rueda delantera derecha en una parada de boxes. "Es bueno que hayamos logrado sacarla", tiró de ironía el finlandés en la rueda de prensa telemática.

Mercedes necesitó incluso la ayuda de los mecánicos de Ferrari para retirar el neumático, convirtiéndose sin duda en una de las imágenes más llamativas de este Mundial 2020.