Una defensa que puede valer un Mundial. Las diferencias entre Max Verstappen y Lewis Hamilton son tan pequeñas que cualquier aspecto puede ser decisivo. Incluso la aparición de Sergio Pérez, segundo piloto de Red Bull Honda.

En el Gran Premio de Turquía fue clave su defensa sobre el actual campeón del mundo. Lo mantuvo detrás durante varias vueltas y posteriormente se colocó detrás y logró intimidar al británico, cuyos neumáticos no llegaron hasta el final y terminó en quinta plaza (partió undécimo).

Así explicó el de Red Bull cómo fue su defensa... lanzando un divertido recado a su compañero de equipo: "Cuando llegó Lewis, estaba en la peor parte de mi carrera. Me estaba recuperando y tuve que defender. En ese punto, Lewis probablemente era uno de los coches más rápidos de la pista y yo estaba mejorando con mis neumáticos".

"En ese momento intentaba sobrevivir e intentar mantenerle detrás porque era importante para nuestra carrera. En la Curva 1 tuve una buena oportunidad y sobreviví", ha explicado. Y el mensaje final fue para Verstappen, que ha recuperado el liderato del Mundial de Fórmula 1: "Me debe un par de tequilas".

La competición vuelve dentro de dos semanas en Austin. Seis son los puntos de diferencia entre los dos favoritos. Cada vez parece más claro que todo se decidirá en las últimas pruebas y que las diferencias serán mínimas. La F1 llega al tramo decisivo del año con todo por decidir.