Carlos Sainz no pudo pasar a la Q3 en su segunda clasificación con el equipo Ferrari. El madrileño, en su primer curso en Maranello, se quedó fuera en Q2 en el GP de Emilia-Romaña, disputado en la pista de Imola, y no pudo ocultar su gran cabreo en la conversación con su equipo.

"¿Estamos bien o no?", preguntó Carlos Sainz cuando pasó por la línea de meta con la bandera a cuadros de la Q2 ya ondeando.

En Ferrari le informaron de que eran undécimos, y Sainz soltó un aspaviento que la F1 censuró con un pitido.

Todo fue por un error en la curva 15, cuando entró demasiado fuerte al piano. Ahí perdió el tiempo que habría necesitado para estar en Q3 y, quién sabe, si poder pelear por cotas más elevadas.

Y es que Sainz se ha mostrado fuerte en Imola en lo que se lleva de fin de semana. Sin embargo, la pista de San Marino es tremendamente exigente y un error, un simple error, te deja fuera de Q3.

Además, adelantar en Imola no es sencillo, y a pesar de que puede elegir neumáticos para la salida esta rémora le puede acompañar en carrera.

Te puede interesar

Carlos Sainz no pudo con Charles Leclerc: el sector 2 condena al madrileño en la clasificación de Imola

La magia de Fernando Alonso no bastó en Imola: el Alpine, por detrás de los Williams en clasificación

Sin público para ver a Fernando Alonso y a Carlos Sainz en Montmeló: el GP de España, a puerta cerrada