Mercedes quiere lograr su octavo Mundial de F1 de manera consecutiva en la antesala del cambio de reglamento que se instaurará en 2022. Las nuevas reglas amenazan el monopolio que han tenido los de Brackey desde 2014 en el 'Gran Circo', por eso este 2021 se antoja clave para alargar la buena racha y lograr que Lewis Hamilton supere a Michael Schumacher en títulos mundiales.

Sin embargo, las 'Flechas de Plata' cuentan, al igual que el resto de escuderías, con un hándicap que se ha acrecentado por la pandemia, pero con el que los Mercedes deberán lidiar estando acostumbrados a no tener que preocuparse mucho por ello.

Se trata del techo presupuestario que se aprobó en 2019 para que los equipos no pudieran gastar más de 145 millones de euros, aunque dada la delicada situación sanitaria y económica, se redujo a la cifra de 120 'kilos'.

Es por ello que, tal y como explica James Allison, jefe técnico de Mercedes, la solución para los alemanes es crear "un coche rápido desde el principio" para asegurarse la victoria.

Paralelamente, los equipos también tendrán que lidiar con los cambios aerodinámicos, por lo que una rápida adaptación puede ser clave en el arranque de la temporada. "Probablemente esa sea el arma más grande que tengamos para hacer frente a estas nuevas regulaciones", explica Allison en una entrevista en el canal oficial del equipo en YouTube.

Enfocados principalmente al fondo plano y la disposición de los frenos traseros, el jefe técnico ve clave saber "cuál es el efecto de esos cambios en los principales campos de flujo alrededor del automóvil, para recuperar el rendimiento que se perdió cuando se adoptaron por primera vez esas regulaciones".

Mercedes se marcará la premisa de controlar el gasto dadas "las incertidumbres de los accidentes o la fiabilidad de los componentes" para evitar que se le pueda escapar el Mundial

"Descubrir cómo hacer que los componentes duren más, fabricarlos de forma más económica o mantener el tipo de rendimiento del pasado" será fundamental de cara al nuevo año en el 'Geran Circo'.

El W12 verá la luz el próximo 3 marzo y partirá como el claro favorito de la parrilla, aunque desde Red Bull cada vez ven más claras las posibilidades de rebatirle el título a los germanos.