Bakú es uno de los circuitos más complicados de la temporada de Fórmula 1. Los pilotos menos experimentados suelen sufrir aquí... y si no que se lo digan a un Charles Leclerc que se chocó de lleno con su Ferrari en su primera temporada en la competición.

En los primeros entrenamientos libres de este jueves dos rookies se encontraron con los muros: primeros fue Yuki Tsunoda y posteriormente Nikita Mazepin.

Ambos se dieron contra las protecciones y tuvieron que pedir disculpas a sus equipos por radio, en una mañana marcada por los continuos errores en pista con trompos incluidos.

 

 

Max Verstappen marcó el mejor tiempo, seguido de los dos Ferrari, Carlos Sainz y Charles Leclerc. Es solo una primera toma de contacto, pero Ferrari habría demostrado que este circuito no le va tan mal como todas las voces apuntaban en la previa.