Lando Norris fue el ejemplo de muchos mientras pasaban los minutos para que diera comienzo, o no, el Gran Premio de Bélgica. El inglés de McLaren se quedó completamente dormido en el garaje de su equipo... y claro está las cámaras le cazaron echando una buena cabezada.

Y es que la espera fue larga. Fue muy, muy larga. Con la prueba teniendo que comenzar a las 15:00, al final el tiempo pasaba y pasaba y nada sucedía en la pista más allá que la presencia del coche médico a las 17:00.

No parecía que nada fuera a cambiar, y Norris aprovechó para cerrar los ojos y a saber si para soñar con una hipotética carrera onírica en su cabeza.

El inglés fue protagonista el sábado en la clasificación. Norris, favorito para la pole de Bélgica, apretó demasiado en unas condiciones malas de pista y golpeó con su McLaren el muro en plena Q3.

Su toque hizo reaccionar a Carlos Sainz en pleno directo, y Sebastian Vettel fue a interesarse por él parando su Aston Martin al lado del monoplaza naranja.

Tras recibir el visto bueno de los médicos, y después de cambiar prácticamente todo de su coche, Norris estaba para salir en carrera... pero al final se quedó dormido.

Te puede interesar

Fernando Alonso abre la puerta a seguir en 2023: "Creo que puedo levantar la mano y decir que estoy listo"

El jefe de Alpine se 'derrite' con Fernando Alonso: "Ficharle fue como fichar a Messi"

Hamilton se sigue quedando con Bottas a pesar de la exhibición de Russell: "Esto no cambia nada"