Ya avisó que le iba a costar adaptarse al Aston Martin, y qué razón tenía. Sebastian Vettel sigue en modo Ferrari 2020 en el GP de Baréin, primera carrera del Mundial de Fórmula 1 de 2021, y ha firmado un más que decepcionante estreno con la escudería británica. En clasificación, solo duró 18 minutos.

Los minutos que van desde el comienzo de la Q1 hasta el final de la misma, y es que fue incapaz de meter a un coche que, el pasado año y bajo el nombre de Racing Poing, ganó una carrera y por momentos fue el segundo mejor de la parrilla de F1.

Lo peor ya no es que se quedase fuera, es que tan solo pudo superar a los Haas de los debutantes Mick Schumacher y de un Nikita Mazepin que fue 'mister trompo' en Q1. Por delante de Seb, el Williams de Latifi y el Alpine de un Ocon que se vio claramente perjudicado por la bandera amarilla de Carlos Sainz.

El crono del tetracampeón, que se fue a Aston Martin en busca de la felicidad perdida en Maranello, fue de 1:32.056. Su tiempo fue casi un segundo más lento que el de George Russell, último clasificado en Q1.

También fue casi dos segundos más lento que el firmado en Q3 por su compañero de equipo, un Lance Stroll que puso a Aston Martin entre los diez más rápidos de la clasificación de Baréin.

Mucho, muchísimo más, se espera de Sebastian Vettel. El alemán es un cuatro veces campeón del mundo, y en Ferrari durante no poco tramo de algún que otro Mundial plantó cara a Lewis Hamilton en la lucha por el título.

Sin embargo, su debut clasificatorio con Aston Martin recordó más al Vettel de 2020 que al campeón que desde 2010 a 2013 monopolizó, con un Red Bull superior, el mundo de la F1.

Te puede interesar

Vaya si tenía algo en el bolsillo: Fernando Alonso, noveno en Baréin en su primera clasificación con Alpine

El momento de tensión de Carlos Sainz en la Q1 de Baréin: "¡El motor se ha parado, no sé por qué!"

¿El final de los tramposos en la F1? La FIA examinará un coche "al azar" tras cada carrera