Mercedes va a tener que sudar mucho para ganar este Mundial de Fórmula 1. El motivo, Red Bull, y sobre todo Honda. La 'fusión' japonesa con la marca de las bebidas energéticas ha dado lugar en este 2021 a un coche que, en manos de Max Verstappen, puede dar al traste con el octavo título de Hamilton y terminar con la hegemonía alemana, vigente desde 2014.

Porque con la llegada de los v6 no hubo otro nombre que el de Mercedes en la Fórmula 1. Siete títulos de pilotos y otros siete de constructores, con Hamilton sumando seis y con Rosberg uno justo antes de retirarse. Sin embargo, y a pesar de la 'no revolución' de 2021, el Red Bull ha evolucionado y mucho.

Gracias en gran parte a un motor Honda espectacular. Los japoneses han trabajado por cuatro para traer este año el motor de 2022 para marcharse de la F1 por la puerta grande. Siete temporadas más tarde, por fin Honda ha llegado a la era híbrida.

Y su llegada, por decirlo así, ha puesto más que nerviosos a todos en Mercedes... a pesar de que digan que están felices de que por fin haya lucha.

"Este año no va a bastar solamente con ser buenos...", afirmó Toto Wolff tras una clasificación en la que sus dos pupilos fueron derrotados con claridad por Max Verstappen.

El jefe de Mercedes es consciente de esto: "Hay seis equipos entre los diez primeros puestos. Es genial que haya una pelea de verdad".

Lewis Hamilton, heptacampeón del mundo, también es consciente del poder del Red Bull: "Verstappen ha hecho una gran vuelta y cuatro décimas es un gran margen".

"No hemos podido competir con su última vuelta, pero desde la segunda plaza podemos dar problemas al Red Bull", sentencia Lewis.

Te puede interesar

Mercedes reconoce que tienen problemas: "Las condiciones no vienen a nuestro favor"

Fernando Alonso tira de 'cholismo' antes del GP de Baréin: "Tenemos que ir carrera a carrera"

Fernando Alonso y Carlos Sainz bromean tras la clasificación sobre el regreso del asturiano a la Fórmula 1: "¡Oxidado!"