Si todos los caminos llevan a Roma, en el 'Gran Circo' todo parece encaminado para que George Russell sea el compañero de Lewis Hamilton la próxima temporada en Mercedes, año en el que se ejecutará el cambio de reglamento en Fórmula 1.

Si diversas voces afirmaban que podría ser este mismo fin de semana en Silverstone el momento del anuncio de la contratación del británico, todo hace indicar que este se dilatará un poco, más aún tras la defensa a ultranza de Hamilton a Bottas.

Sin embargo, parece que el finlandés ya ha cumplido un ciclo en la escudería de Brackley y se baraja seriamente un 'intercambio de cromos' entre Mercedes y Williams con Valtteri y George.

A pesar de que todo hace indicar que Russell conducirá una 'flecha de plata' en 2022, desde el máximo rival del equipo alemán, Red Bull, no desisten en poder enredar en el acuerdo y, quién sabe, 'robar' el fichaje a Mercedes.

Helmut Marko, asesor de los de las bebidas energéticas, no ha dudado en dejar una pincelada en declaraciones a 'Motorsport-total.com '.

"Ciertamente, vale la pena considerar a Russell con las actuaciones que ahora está mostrando en Williams. Lo único es que eso es muy utópico, porque si Mercedes lo dejara ir, sería un paso muy en falso que honestamente no puedo imaginar", explica el austriaco.

A su vez, el austriaco ha recordado cómo superaron a Mercedes en la lucha por fichar a Verstappen en 2014: "Le ofrecimos a Max un asiento de Fórmula 1 de inmediato. Mercedes quería ponerlo en la Fórmula 2. Y creo que la familia Verstappen también encaja mucho mejor con Red Bull que con Mercedes".

Quien sabe si, como ocurrió con 'Mad Max', Red Bull consigue 'birlar' a la joven perla británica a su máximo rival en F1. Por el momento, la renovación de Checo Pérez se encuentra en punto muerto... y eso abre la puerta de Russell.