La noticia del regreso de Fernando Alonso a la Fórmula 1 en este mismo 2020 ha corrido como la espuma. Tanto que el propio asturiano ha tenido que salir públicamente para referirse a dicha información adelantada por la 'Cadena SER'.

"Os cuento e informo de que voy a correr las 500 Millas de Indianápolis", zanjaba en su cuenta de Twitter. El próximo 23 de agosto, Alonso estará en el mítico circuito del óvalo con su Arrow McLaren para luchar por su gran objetivo: la Triple Corona.

"Hay que considerar quién se ríe de vosotros. Aquí estaré cuando haya que informar. Ya he dicho e insistido estos meses atrás que hace mucho que están decididos los plantes futuros y en breve (verano decía) lo compartiría. Y así será", escribió el bicampeón de la Fórmula 1.

Según la información del citado medio, Alonso podría sustituir a Daniel Ricciardo en la segunda prueba del campeonato mundial, que comienza precisamente este mismo fin de semana con el GP de Austria. Una decisión que parece precipitada por ambas partes.

 

Lo cierto es que Fernando Alonso sí tiene una oferta encima de la mesa por parte del equipo Renault para volver a la casa donde fue campeón en 2005 y 2006. Sin embargo, todavía no ha aceptado y se lo sigue pensando.

Su regreso (en caso de darse) no sería hasta la próxima temporada, una vez que Alonso haya dado carpetazo a esta próxima edición de las 500 Millas de Indianápolis.

Renault es una de las opciones del piloto, aunque parece que no la única. En los últimos días la prensa italiana ha desgranado el interés del futuro equipo Aston Martin, ahora Racing Point, en fichar un piloto consolidado. Y dos son los candidatos: el propio Alonso y un Sebastian Vettel que abandonará Ferrari al final de este mismo curso.