Primera sesión de entrenamientos en el GP de Bélgica después de un mes sin oír los motores de la F1. Parecía que la lluvia iba a ser la protagonista de los libres en el circuito de Spa- Francorchamps, pero finalmente los paraguas no se han usado demasiado y lo más curioso ha ocurrido en los 'pits'.

Primero Yuki Tsunoda trompeaba en la salida de los boxes cuando se disponía a rodar su primera vuelta del fin de semana y luego Kimi Raikkonen ha chocado con uno de los muros cuando entraba por el 'pit lane' tras varios giros por el trazado belga.

El piloto finlandés sufrió daños en su alerón delantero y un más que posible pinchazo en su rueda posterior izquierda tras el impacto, dejando restos de su monoplaza en la entrada a los garajes y provocando una doble bandera amarilla, sinónimo de cierre de la zona.

 

Antes de ese pequeño accidente, Kimi perdió también la parte trasera del coche en la salida de la primera curva, cuando sus neumáticos duros aún no habían cogido la temperatura idónea y el asfalto seguía frío por la previa aparición de unas pocas gotas.

Raikkonen solo pudo quedar por delante de los dos Haas y de un Lewis Hamilton que no puso mucho esfuerzo en la primera toma de contacto del fin de semana. Por su parte, Valtteri Bottas, compañero del británico, ha sido el más rápido, seguido de Max Verstappen y Pierre Gasly, mientras que los pilotos españoles mantienen un duelo muy interesante con sus parejas: cuarto Charles Leclerc con Carlos Sainz en la quinta posición; noveno Esteban Ocon y décimo Fernando Alonso.