¿Se imaginan salir a pasear y encontrarse con un Fórmula 1? Pues en las calles de Maranello en la mañana de este jueves ha sucedido. El Ferrari SF1000 ha aparecido por sorpresa en los alrededores de la fábrica.

Al volante, el monegasco Charles Leclerc, que ha dado una vuelta con el mítico coche rojo. Después de cruzar la calle de Abetone Inferiore, atravesó la avenida Enzo Ferrari, donde todos los vehículos han sido diseñados.

"No me suele gustar madrugar, pero esta mañana había una buena razón para hacerlo. Tal vez despertamos a alguien, pero fue agradable conducir el SF1000 en las carreteras de Maranello. Parecía una forma agradable y divertida de decir que estamos listos para volver a la normalidad", dijo Leclerc.

Es la primera vez en la historia que Ferrari saca uno de sus monoplazas a los exteriores de la fábrica para conducir por las calles de la ciudad de Maranello. Y el joven Leclerc ha tenido esa suerte. Tras esta insólita experiencia se mostró encantado.

 

El equipo Ferrari continúa trabajando en la puesta a punto del coche de cara al primer Gran Premio de la temporada, que se disputará el próximo 5 de julio en Austria. Siete días después se repetirá la prueba en el mismo escenario.

En la última temporada de Sebastian Vettel vestido de rojo, la mítica escudería italiana volverá a luchar por alcanzar a Mercedes, imparable en los últimos en manos de seis veces campeón del mundo Lewis Hamilton.