La Fórmula 1 sufrirá una profunda metamorfosis este 2022 con el cambio reglamentario que se ejecutará en la categoría. Además de potenciar el efecto suelo y darle un lavado de cara a la aerodinámica del monoplaza, un factor clave será el comportamiento de los nuevos neumáticos.

Pirelli deja atrás las gomas de 13 pulgadas de diámetro para pasar a las de 18, lo que conllevará una llanta más grande (con tapacubos) y un espesor y altura lateral de goma menor, que se verá reflejado, por ejemplo, en la frenada, que será mucho más seca.

Al contrario que le ocurrió en 2021, cuando tuvo que adaptarse a los neumáticos de F1 tras dos años fuera de la competición, Fernando Alonso partirá con ventaja en 2022.

¿El motivo? Su experiencia en el Mundial de Resistencia y las 24H de Le Mans, donde compitió -y ganó- con Toyota en 2018 y 2019.

Tras los test posteriores a la carrera de Abu Dabi en Yas Marina, el asturiano ya dejó clara esa ventaja: "Conozco muy bien las ruedas por el WEC. Tienen exactamente el mismo comportamiento en los neumáticos, hay que dirigirlas de la misma forma, que es muy diferente. Así que todas esas cosas a las que me enfrento, que otros vivirán por primera vez, para mí es la segunda o la tercera. Es bueno".

Hasta el momento se desconocen los frutos que ha dado el trabajo con el simulador en las distintas escuderías tras los datos recabados después del último Gran Premio de 2021. Del 23 al 25 de febrero, en los test de Barcelona, conoceremos más detalles.

Te puede interesar:

- Aprilia cambia la metodología de trabajo de Viñales: entra en escena el expreparador físico de Fernando Alonso

- Fernando Alonso, chófer de lujo en el festival de San Remo