Después del accidente de Romain Grosjean, el jefe de Haas, Guenther Steiner, aseguró que a pesar de que le den ya el alta al piloto francés, la decisión de volver a competir en la próxima carrera, también en Baréin, sería solo de Grosjean.

"Esa es su decisión, no le voy a decir lo que tiene que hacer. Él debe decidir por sí mismo", ha asegurado para el portal web alemán 'Motorsport-Magazin'.

Aunque su plan principal era que el francés volviese a los mandos del monoplaza, parece ser que finalmente el piloto ha decidido perderse la carrera del próximo fin de semana, y será Pietro Fittipaldi, quien ocupará su asiento en el siguiente Gran Premio, nieto de Emerson que conquistó la Fórmula 1 en 1972 y 1974. La decisión la han tomado entre Grosjean y Guenther esta mañana cuando el jefe de Haas ha ido a visitarlo al hospital.

"Lo más importante es que estoy contento de que Romain esté a salvo y tenga salud. Todos estamos muy contentos de que sus lesiones sean relativamente pequeñas tras un incidente tan grande", ha compartido Pietro mientras añadía: "Obviamente no es el conjunto de circunstancias ideales para tener mi primera oportunidad para pilotar, pero me siento muy agradecido a Gene Haas y Guenther Steiner por la fe que han depositado en mí para que esté al volante este fin de semana".

 

Pietro Fittipaldi ha estado ejerciendo esta temporada como piloto de pruebas del equipo estadounidense. El brasileño nacido en Miami ganó un título del Campeonato de Fórmula V8 3.5 y ha competido en varias pruebas de la IndyCar.