Numerosas organizaciones no gubernamentales han enviado cartas y mensajes a través de las redes sociales para pedir a Lewis Hamilton que no compita en el Gran Premio de Arabia Saudí de Fórmula 1, que tendrá lugar en diciembre.

Las protestas se producen para exigir a Hamilton que utilice su voz mediática para denunciar la violación de los derechos humanos en el país de oriente medio.

Desde que la Fórmula 1 anunciara el pasado mes de noviembre que en 2021 el Gran Circo llegaría a la ciudad saudí de Jeddah, numerosas organizaciones de derechos humanos en la zona han manifestado su repulsa al evento, exigiendo su boicot para que no se celebre.

En los últimos días, los mensajes han ido dirigidos al vigente campeón del mundo Lewis Hamilton, pidiendo que no participe en la carrera.

Así, asociaciones como 'CodePink' ya han enviado un mensaje al piloto británico, al cual consideran una figura del deporte activa en las reivindicaciones de movimientos sociales como 'Black Lives Matter'.

Esta organización ha enviado una carta en la mencionan el caso de Loujain AlHathloul, una activista que fue encarcelada por reclamar el derecho de las mujeres a conducir. La carta ya ha reunido más de 4.000 firmas.

"Es a través del boicot de Hamilton cómo podemos ejercer presión para exigir la verdad y continuar enviando un mensaje a Arabia Saudí de que no pueden lavar sus continuas violaciones de derechos humanos a través del deporte. Es nuestra más sincera esperanza como familia que el señor Hamilton considere la gravedad de apoyar a un país como Arabia Saudí que encarcela y tortura a sus propios ciudadanos, como a mi hermana Loujain. Aunque ha sido liberada de prisión, está lejos de ser libre. ¿Por qué tiene prohibido hablar de sus experiencias en la cárcel? Todos sabemos lo que quieren ocultar", exponen en el comunicado.

 

Desde la asociación aseguran que el régimen saudí está intentando dar un lavado de cara a su imagen a través del deporte. "La dictadura de Arabia Saudí está utilizando eventos deportivos y de entretenimiento en un intento desesperado por ocultar al mundo su terrible historial de violaciones de derechos humanos", dicen.

Incluso Amnistía Internacional, una de las organizaciones con más visibilidad en términos de derechos humanos, ya manifestó su descontento cuando la F1 anunció que iba a disputarse una carrera en Arabia Saudí.

"La Fórmula 1 debe darse cuenta de que un GP en Arabia Saudí en 2021 sería parte de los esfuerzos que hay por limpiar el pésimo historial de derechos humanos del país. A pesar de que supuestamente se les permitió a las mujeres saudíes conducir sin ser arrestadas, las autoridades han metido en la cárcel y torturado recientemente a varias activistas que luchan por los derechos de la mujer, incluyendo a Loujain al-Hathloul y Nassima al-Sada", explicó Felix Jakens, director de la reconocida organización en el Reino Unido.