Tras decenas de rumores, conjeturas y dimes y diretes, el fichaje de Fernando Alonso por Renault es ya una realidad. La escudería francesa ha anunciado la contratación del piloto asturiano de cara a la próxima temporada.

De esta manera, Alonso cumplirá su tercera etapa en Enstone. Después de correr un año con Minardi y ser piloto de pruebas, Flavio Briatore le dio la oportunidad de ser piloto oficial del equipo en 2003.

En plena hegemonía de Michael Schumacher, Fernando se alzó con dos títulos del mundo en 2005 y 2006, confirmando la increíble progresión que había demostrado temporadas atrás.

 

Tras su gesta con Renault, el asturiano decidió embarcarse en una nueva aventura de la mano de McLaren, aunque fue de todo menos fructífera, terminando el año con mil polémicas y un tercer puesto. En 2008 regresó a Renault para correr con los franceses durante dos temporadas en las que el coche no respondió como el piloto esperaba.

Tras cinco cursos en Ferrari, cuatro en McLaren y ningún título, Alonso decidió cambiar de vehículo para volver a ganar en el Mundial de Resistencia, en las 24 Horas de Daytona y, por partida doble, en Le Mans, además de correr el Rally Dakar y las 500 Millas de Indianápolis.

Precisamente, la IndyCar será el último reto que afrontará Fernando Alonso antes de volver a Enstone. La ansiada Triple Corona podría ser el preludio de un retorno triunfal a Renault a sus 39 años, con Esteban Ocon de compañero y con un nuevo reglamento que le favorecerá.