Esta temporada de 2021 será la última con la actual normativa que lleva implantada en la Fórmula 1 desde años atrás, y solo viéndose alterada con pequeñas modificaciones que, de momento, no han conseguido igual las fuerzas en la parrilla.

Previsto para 2021, pero pospuesto a 2022 por la eclosión de la pandemia al comienzo de la pasada campaña, el cambio reglamentario en el 'Gran Circo' abarcará cuestiones financieras, organizativas, deportivas y técnicas con el objetivo de tener carreras más competidas e igualadas.

Esta nueva normativa se antoja como un hándicap a favor de algunos pilotos de F1 como Fernando Alonso o Carlos Sainz, que ven en el cambio una posibilidad de derrocar a Mercedes y Red Bull de la cabeza de la competición.

Nuevo techo presupuestario

Se implementará un límite de gasto de 175 millones de euros para todos los equipos que se aplicarán a los costes relacionados con el rendimiento del coche, aunque quedarán exentos los que tengan que ver con el marketing, los salarios y el coste de los tres miembros del personal mejor pagados.

El 'efecto suelo', clave en la nueva normativa

Dado el retraso del cambio normativo a 2022, los monoplazas en 2021 han mantenido el chasis de 2020, congelando algunas piezas e innovando en lo que el reglamento para la presente campaña permite.

El nuevo concepto aerodinámico que llegará el próximo curso estará basado en el denominado 'efecto suelo', que con estructuras más simples, un largo difusor bajo los pontones y una simplificación en la superficie del coche buscará erradicar las estelas turbulentas que deja el monoplaza y que dificulta los adelantamientos y que evita que los perseguidores puedan seguir al de delante en curva.

De esta manera se le dará más importancia al suelo del coche que a los actuales alerones en términos de carga aerodinámica. A su vez, se simplificará el morro, la suspensión, la cubierta motor, los alerones delantero y trasero, se quitarán los bargeboards, los dispositivos debajo del chasis y habrá un nuevo fondo del coche.

 

En cuanto a las ruedas, se usarán nuevas gomas de Pirelli de 18 pulgadas, mientras que los motores continuarán siendo los híbridos actuales en un camino hacia una mayor sostenibilidad en el 'Gran Circo'.

Sanciones por incumplimiento

La organización de F1, con el objetivo de que se cumpla la nueva normativa a pesar de las dificultades de control presupuestario o técnico en las escuderías, aplicará duras sanciones a los equipos que no se adapten al nuevo reglamento.

Desde simples multas hasta penalizaciones deportiva como la prohibición de competir en alguna carrera o la pérdida de puntos.

La 'nueva' Fórmula 1 está a la vuelta de la esquina y se vislumbra como un punto de inflexión para recuperar la emoción en los aficionados y la competitividad sobre el asfalto. Los equipos estarán más igualados, no habrá un monoplaza que destaque en exceso como el resto y destacará la habilidad y técnica del piloto a los mandos del coche.