El que fuera responsable de los muchos títulos de Valentino Rossi en Yamaha hasta el 2010 y que ahora lo ha logrado para Joan Mir y Suzuki, ahora ocupará el cargo de director general de Alpine.

Davide Brivio aprovecha la reestructuración de Renault, donde al cambiar de nombre van a hacer una nueva cúpula directiva y se convertirá en el nuevo jefe de Fernando Alonso.

El ascenso de Cyril Abiteboul ha dejado un sitio libre que ocupará el italiano quien ha dejado un largo legado en MotoGP. Ahora se enfrenta a un desafío todavía mayor, después de lograr que Suzuki volviera a coronarse en la categoría reina tras 20 años de sequía tendrá que trabajar para que Alonso y Renault consigan su tercera corona juntos.

La oferta salió de parte de Luca de Meo, el nuevo CEO de Renault, quien ya había trabajado con Brivio en Yamaha, hasta que Rossi se fue a Ducati y él le acompañó.

 

Suzuki hacía oficial la noticia con un comunicado del italiano. "Es un un nuevo reto profesional y una gran oportunidad se presentaron de repente delante de mí y finalmente decidí aceptar. Ha sido una decisión muy difícil. Lo más duro de todo será dejar a este fabuloso grupo de gente con el que he trabajado desde que Suzuki se comprometió a regresar al campeonato. Me siento triste desde este punto de vista, pero, al mismo tiempo, también siento una gran motivación por este nuevo desafío. Esa fue la clave cuando tuve que decidir si renovar mi contrato con Suzuki o comenzar una nueva experiencia completamente distinta. Conseguir el título de MotoGP es algo que permanecerá para siempre en los libros de historia de la compañía, y que tendrá un lugar muy especial en mi memoria", confesaba Brivio.

Suzuki por su parte lamenta su salida del equipo. "Sinceramente, la información acerca de la salida de Davide fue un shock para nosotros. Es como si alguien se llevara algo de mí, porque en todo momento he discutido con él los planes de desarrollo del equipo y la moto. En 2020 conseguimos grandes resultados a pesar de una situación tan inusual y difícil como la que provocó la COVID-19. Y 2021 será incluso más importante para nosotros porque trataremos de mantener esa inercia. Ahora estamos tratando de encontrar la mejor forma de cubrir la pérdida de Davide. Por suerte, en la mayoría de ocasiones mis opiniones coincidían con las suyas, así que no creo que sea demasiado complicado mantener la dirección hacia la que el equipo debe dirigirse", aseguró Shinichi Sahara.

Joan Mir también quiso agradecer a Davide su ayuda para haber logrado juntos convertirse en campeón del Mundo de MotoGP.