Los últimos siete días han sido frenéticos en Mercedes. Después de que Lewis Hamilton diera positivo por coronavirus a principios de la semana pasada, aislándose desde dicho momento, la escudería alemana anunció que sería George Russell el encargado de suplir al heptacampeón del mundo.

El papel del joven piloto de Williams en el Gran Premio de Sakhir fue excepcional. Después de una gran salida en la que adelantó a su compañero, Valtteri Bottas, lideró la carrera hasta que un grotesco error de Mercedes le relegó a las últimas posiciones, aunque Russell tiró de orgullo para meterse en zona de puntos.

Decepcionado por ni siquiera subirse al podio, George podría tener ante sí una nueva oportunidad para rodar con el Mercedes y demostrar que está de sobra capacitado, incluso, para suplir al ya renovado finlandés.

La posibilidad radica en que la presencia de Lewis Hamilton en Yas Marina está más que en duda. A pesar de que pilotos como Sergio Pérez y Lance Stroll diesen positivo y superasen el coronavirus de cara a la siguiente cita del calendario de Fórmula 1, las estrictas regulaciones que imperan en Baréin y Abu Dabi podrían dejar fuera al británico.

El país donde también se realizarán los test de jóvenes pilotos (en los que estará Fernando Alonso) ha impuesto una cuarentena de 14 días para los visitantes que vengan del exterior, aunque el 'Gran Circo' cuenta con un permiso especial que depende de la ejecución de una 'burbuja' de todo el paddock en la pista y hoteles cercanos.

"Creo que si Lewis se recupera -va mejorando cada día- y da negativo, y está libre de COVID, entonces estará en el coche", señaló Toto Wolff, jefe de Mercedes, tras la carrera de este domingo.

A su vez, el director de carrera de la FIA, Michael Masi, explicó que todo dependerá de la legislación de los países árabes: "Obviamente, la parte principal de todo esto siempre ha sido cumplir con los respectivos gobiernos, leyes y regulaciones. Por tanto, son efectivamente dos entidades gubernamentales las que necesitan determinar los criterios de entrada. Si cumple con los criterios de ingreso de los respectivos gobiernos y luego cumple con el protocolo de test de la FIA, y da negativo antes de entrar al paddock, entonces no hay problemas por nuestra parte".

De esta manera, para que Hamilton corra en Yas Marina tienen que darse los siguientes acontecimientos: dar negativo en Baréin, obtener los permisos de los gobiernos del citado país y de Abu Dabi, y pasar 24 horas aislado al llegar al segundo.

Por lo tanto, como muy tarde, Lewis debería estar presente en la sesión de clasificación de la última carrera del año, tal y como reza el reglamento del 'Gran Circo'. Por ello, podría ser el piloto reserva Stoffel Vandoorne quien completase los libres con el monoplaza del británico con vistas a su recuperación o, en su defecto, Mercedes podría volver a descolgar el teléfono para 'llevarse' a Russell de Williams.