Sebastian Vettel es indudablemente polifacético. Hemos visto al Vettel reivindicativo con el apoyo al colectivo LGBTIQ+, al Vettel padre al preocuparse por Lando Norris en su accidente en Spa, al Vettel enciclopedia acertando todos los campeones mundiales de F1, al Vettel basurero ayudando a limpiar las gradas del circuito de Silverstone... ¡pero hoy ha tocado ver al Vettel bombero!

En los libres 1 del GP de los Países Bajos, el alemán ha tenido que retirarse antes de tiempo de la sesión con un problema mecánico en su Aston Martin. El motor empezó a echar humo y dejar rastro de aceite en la curva Tarzán, la primera del circuito de Zandvoort, y el cuatro veces campeón del mundo tuvo que aparcar su coche entre el césped y la grava de la salida de boxes.

Salió del monoplaza y al ver que ninguno de los comisarios se acercaba hasta su posición, el propio piloto cogió el extintor y se puso a apagar las llamas como si de un bombero profesional se tratara.

 

Tuvo algún que otro problema para quitar la válvula que bloquea la salida del dióxido de carbono, pero enseguida dejo su coche verde tuneado de blanco por la parte trasera. Una imagen curiosa que no será la última que deje Sebastian Vettel: el hombre multifunciones.