Lando Norris tendrá a Daniel Ricciardo como nuevo compañero de equipo en McLaren para 2021. El piloto británico afronta su tercera temporada con el equipo de Woking. Una temporada en la que el de Bristol quiere seguir progresando con la escudería británica, que este año estrena motor Mercedes. Norris ya ha probado el nuevo MCL35M, con el que esperan mantenerse en la zona media de la parrilla después de la escudería alemana y de Red Bull.

El joven piloto de 21 años tendrá a todo a un veterano al otro lado del 'box'. El australiano correrá su décima temporada en la Fórmula 1 a las órdenes del equipo 'orange'. A sus 31 años, el de Perth es uno de los pilotos más experimentados de la parrilla y cuenta en su haber con 7 victorias y 31 poles en su carrera. A pesar de ello, para Lando, la llegada de Daniel no supone una gran diferencia con Carlos Sainz, hasta hace poco piloto de McLaren y cuyo talento ha provocado ha hecho que Ferrari contratase sus servicios para este 2021.

"Trabajé con Carlos Sainz, que es un piloto extremadamente bueno y hay cosas en las que Carlos será mejor que Daniel y viceversa. No creo que Daniel esté muy por encima de todo lo que Carlos ha logrado, y hay más presión sobre él porque lleva más tiempo en la Fórmula 1 y tiene que entrar y rendir muy bien. Es más difícil para alguien enfrentarse a un piloto mucho más joven que para un piloto más joven enfrentarse a alguien con más experiencia", comenta Norris en unas declaraciones recogidas por McLaren.

El dorsal número 4 de la parrilla también ha querido comentar lo que supone su tercer año en una escudería de tan elevado prestigio como McLaren, donde la temporada pasada consiguió el primer podio de su carrera y acabó en novena posición en el mundial de pilotos. Para el nuevo curso, que arranca a finales de mes de marzo en Baréin, el británico espera tener el rol del piloto líder en el equipo.

"Tengo más responsabilidad sobre mí ahora que en los últimos años para liderar el equipo. Es una gran oportunidad para mí asumir ese liderazgo y trabajaré muy duro para lograrlo", asegura el de Bristol.