"Si todo el mundo estuviera bien no tendría sentido levantarse un domingo para ver la carrera, ¿verdad?". El que habla es Nikita Mazepin, piloto de Haas, que en su primer año en Fórmula 1 está recibiendo numerosas críticas por su papel tanto en la pista como fuera de ella.

Su llegada al 'Gran Circo' estuvo marcada por el vídeo en el que intentaba tocarle el pecho a una mujer. Desde entonces los malos modos y las salidas de tono se han mantenido. Él se defiende y avisa a todos esos que le critican.

"Todo el mundo ha pasado por buenos y malos momentos desde el punto de vista de las redes sociales. Incluso los que son amados ahora fueron odiados en algún momento. Así que definitivamente es algo que viene con este deporte, una especie de plataforma que la gente puede usar para bien y para mal", dice en una entrevista a 'Motorsport'.

"Estoy seguro de que con los años que pase en la Fórmula 1, y cuando los resultados mejoren las cosas cambiarán", dice sobre los comentarios que ha recibido después de cuatro carreras al máximo nivel, en las que está muy lejos de su compañero de equipo, Mick Schumacher.

"Creo que en un futuro muy cercano, será una batalla intensa. Me levanto cada mañana con ese objetivo en la cabeza", afirma el piloto ruso, que destaca el buen ambiente que hay en el equipo Haas.

"Mick y yo nos llevamos muy bien. Y hacemos todo lo posible para llevar al equipo en la mejor dirección posible con el coche, pero obviamente no es posible hacerlo demasiado ya que el coche sigue siendo el mismo. En general, nos falta carga aerodinámica en comparación con los demás, especialmente en los circuitos de alta carga", indica.

El nivel de la F1

"Cuando solo hay 20 asientos disponibles para todos en este mundo, hay una razón por la que el nivel es muy alto y las exigencias también. La F1 es muy especial en el sentido de que, independientemente del puesto por el que luches, todos son muy buenos. Así que siempre va a ser difícil, más allá de si estás luchando en el primer, el 10º o el 20° puesto", dice sobre sus primeros pasos en la competición.

"Es algo nuevo para mí, obviamente con la diferencia entre los coches, que era mucho menor en la Fórmula 2 y la Fórmula 3", comenta el ruso, ganador de dos carreras el curso pasado precisamente en la F2.

Mazepin quiere seguir mejorando y olvidar todas esas críticas: "Siempre llegamos al final de un gran premio y sentimos que llegamos una o dos sesiones demasiado tarde con los conocimientos que recibimos y desearíamos haber empezado la FP1 y la FP2 con lo que habíamos aprendido ese día. Entonces estaríamos un paso por delante, pero hay que recordar que probablemente todo el mundo se siente así".