30 años de la familia Schumacher en la Fórmula 1. Desde que Michael debutara en 1991 hasta el Gran Premio de Bégica de este año, con su hijo Mick buscando continuar un legado de leyenda.

Spa-Francorchamps fue el circuito en el que nació el mito de un piloto único y que irá siempre unido a la marca F1. Por ello, en honor a su padre, Mick Schumacher ha decidido correr todo el fin de semana con una versión similar al casco con el que Michael se estrenó a los mandos de un monoplaza.

Base blanca con toques azules en la visera y en la parte de arriba del casco, mientras que en la parte posterior aparece un difuminado con los colores de la bandera alemana que recorren toda la parte central.

 

Mismo escenario en el que debutó y también en el que ganó su primera carrera, justo un año después. Se celebra así el aniversario de una relación única entre un piloto y un circuito, que también es fetiche para Mick, ya que fue el lugar donde se estrenó como ganador en la categoría de F3.

Por qué no soñar con otro épico resultado de los Schumacher en el que se podría considerar como su trazado favorito.