Mercedes no encuentra el camino. El equipo alemán, al que ni en su propio país sitúan en el podio actual de la Fórmula 1, está sufriendo en este comienzo de Mundial y así podría segur siendo porque, como ha reconocido Toto Wolff, no saben cómo funciona el coche.

El jefazo de los de la estrella, en palabras que recoge 'Motorsport.com', ha reconocido que todo lo que llevaron para Australia, para cambiar la situación, no aportó absolutamente nada.

"No tiene sentido traer actualizaciones. Te confunden más. Pones carga aerodinámica, y peor se vuelve el rebote. Estamos aprendiendo", afirma.

Y es que no dan con la tecla: "Nada de lo que hicimos en Australia ha hecho que el coche sea mejor aerodinámicamente o ha ayudado a reducir el rebote".

"Estamos comprendiendo el coche, y los neumáticos. Estamos aún en el mismo lugar", cuenta.

Queda Mundial, pero Wolff sabe que están a "siete décimas" de los equipos más poderosos del campeonato. Aún así, no descarta nada.

"El título es posible. Esto es automovilismo. Los equipos pueden abandonar y si desbloqueamos el potencial del coche estaremos de vuelta en la pelea", sentencia.

A pesar de todos los problemas, George Russell es actualmente segundo en el Mundial de Fórmula 1 y los abandonos de Verstappen y de Pérez han colocado a los de la estrella tras Ferrari en el título de constructores.